lunes, 9 de enero de 2017

Mateo Villalba - Se murió Don Garcilazo

I
       E
Se murió Don Garcilazo
media siesta y viento norte
se llevó en un abrazo
                                       B7 
casi un siglo, campo y monte.
        F#m
Domador allá en el 30
        B7                 E
jugador, caña y tabaco
                                  B7
fue puntal de los hacheros
                                 E  
correntinos en el Chaco.

Me contaban de su fama
cuando anduvo de puestero
que una vez por una guayna
él se quiso hacer pueblero
cortador de paja y duro
cazador de los esteros
cuantas veces por apuros
él vivió de carpinchero.


II
        E
Perdoneme, un lagrimón
                                    F#m
seguro usted comprenderá
                                    B7
a media siesta anda el sol
                                       E
junto a su duende por acá.
Final en paz tuvo Taitá
              E7              A
no caminó por caminar,
                  D7                G
siempre ganó lo que gastó
            B7               E
así murió sin protestar.


I
Es un cielo de calandrias
mi Corrientes esta tarde
que florece en guitarras
y en cordionas bien compadre
Don Genaro en las bailantas
era grito y zapateo
era el llanto de una guayna
por algún romance lejos.

En invierno se moría
Don Genaro Garcilazo
se vistió el rancherío
de silencio y de cansancio
Correntino como tantos
media siesta y viento norte
se llevó en un abrazo
casi un siglo, campo y monte.


II (repite)
Perdoneme, un lagrimón...


Letra y música: Mateo Villalba
Transcripción y acordes por Alejandro Aristimuño

Los de Imaguaré - Coplera del viento (poema)

Ando cantándole al viento
y no solo por cantar
del mismo modo que el viento
no anda por andar nomás.

Yo soy sangre en movimiento
y él es paisaje que va.

Me gusta andar en el viento
y es porque me gusta andar,
empujado por los vientos
y empujando a los demás.

Yo sé que no empujo sólo
y hay quien me empuja a soñar.

Tuve un amigo aquí cerca,
corazón de palomar
le vieron viento en los ojos
no lo dejaron pasar.

Ellos no saben que al viento
nadie lo puede atajar...

Si la piedra es viento quieto
que ha olvidado el arenal
los muros son sólo viento
que el viento se llevará.

Ando cantándole al viento
y no solo por cantar...


Poema de Armando Tejada Gómez

El Trío de Oro (Abitbol - Galarza - Lorman) - Triste partida

I
          D#                                                      A#7
Ha llegado el momento que debemos despedirnos
                                                                                D#
Ya muy pronto ha de invadirnos esa amarga soledad.
                                                                             A#7 
Más te puedo asegurar que cuando lejos me encuentre
                                    G#         A#7            D#
Ha de estar siempre latente tu cariño sin igual.


II
                      D#                    A#7
Es nuestro destino tan martirizante
                                                        D#
Que siempre distante vivimos los dos.
                                                      A#7
Pero sé que pronto nos reencontraremos
                                                D#
Y nos besaremos con loca pasión.


I
Por favor cariño mío que me quede no me pidas
Si tú sabes que mi vida es solamente viajar.
Sé que tú comprenderás resignada al sufrimiento
Yo también te quiero y siento que me tengo que alejar.


II
Hoy es tan amarga la triste partida
Porque estas metida en mi corazón.
Sos llama encendida que nunca se apaga
Porque me acompaña cuando solo estoy.


Letra y música: Roberto Galarza - O. Olivera
Acordes por Alejandro Aristimuño

Mateo Villalba - Noche azul y serenata

I
  G                     B7 
Si el verano te llena
                 Em
de amor el alma
         C             A7
y la noche se presta
               D 
a enamorarla,
 G                              G7
si en las calles del pueblo
                    C
tus sueños vagan
                           A7
abrazándose al pecho
                  D
de una guitarra.
 G                                B7
Si en la casa en que duerme
               Em
tu bien amada
 C                         A7  
sólo silencio encuentran
               D 
tus esperanzas,
G                  G7  
la Tina da refugio
               C
a tu serenata
                       D7 
en el abierto pecho
                G
de su ventana.


II
       G                                               D7 
Y crece una serenata en la noche azul
     Dm                         G                 C
cruzando el bendito cielo de Curuzú
    Am                     D7               G
y tres guitarras suspiran al cobijar
    A7                                        D
en la vereda arbolada su palpitar.
    G                                                D7
Mi canto siempre regresa a ese lugar,
   Dm                  G                             C
a la ventana querida, que siempre está
     Am                      D7                        G
con su ternura encendida, flor de un ayer
      Am                                   D7                    G
que vuelve a embriagarme el alma con su payé.


Recitado
Hace ya tiempo, por Curuzú,
se aromó el aire de serenatas
cuando un manojo de juventud
abrió en los barrios su flor temprana.
Sueños ardidos de chamamé
fueron dejando por las ventanas
con sus guitarras Pocholo Airé,
Toí Lescano y Mateo Villalba.


II (repite)
Y crece una serenata en la noche azul...


Letra y música: Martina Iñiguez - Mateo Villalba
Acordes por Alejandro Aristimuño

lunes, 28 de noviembre de 2016

Antonio Tarrago Ros - Me vuelvo a Caá Catí

I
   A                       E7                                           A
Para olvidar una pena que me envuelve el corazón
                                           E7                                   A 
me voy muriendo al tranquito camino a Vence Rincón
   A7                       Dm               G                   C 
Cañada Fragosa al frente, tacuaral detrás de mí
                            E7                                  A
y más atrás una pena llorando en Caá Catí.


II
                                 A                                            Bm
Una vez crucé el estero cuando me fui a Santo Tomé
                               E7                                                      A   A7
un viejo que mariscaba me enseñó a cantar este chamamé
                           Dm          (A7-G-F#)           Bm    E7
dentro el monte llora el urutaú, no lamenta amores
                A
llora de caú.


I
Para olvidar una pena, dejando lo que mas quiero
Voy sumando a la distancia cañada, palmar y estero
Pero es inútil la pena, se viene detrás de mi
No he de safarle a la vida, me vuelvo a Caá Catí


II
Una vez crucé el estero cuando me fui a Santo Tomé
Un viejo que mariscaba me enseñó a cantar este chamamé
Dentro el monte llora el urutaú, no lamenta amores
Llora de caú.
No lamenta amores, llora de caú.


Letra y música: Albérico Mansilla - Oscar Valles

miércoles, 27 de julio de 2016

Ubeda Chávez - Las tres cruces

I
                      F#m                         C#7
En las cuatro bocas que aquel camino
                                          F#m
forma al cruzarse con el Real,
                                  C#7
a un costado está clavada
                                     F#m 
la cruz sagrada de mi Taitá.
                                            C#7 
Muy junto a ella a un torniquete
                                       F#m
la Cruz de Olano atada está
                                           C#7
a dos, tres pasos del alambrado
                                     F#m
media caída, la de Cambá.


II
                                   C#7
Para una fiesta de día Patrio,
                              F#m
pa’ un 25 de mayo fue;
                                            C#7
hubo carreras en las cuatro bocas,
                                   F#m
en el bolicho de don José.
                                        C#7
Taita y Olano, viejos contrarios
                                       F#m
enemistados por su opinión,
                                  C#7
al encontrarse se pelearon,
                                               F#m
ponchillo en brazo, facón a facón.


(recitado)
Cambá que era el Comisario
corrió a apartarlos, era su deber.
Muy malheridos y ensangrentados
los tres quedaron allí, en su ley...


I
Y desde entonces las cuatro bocas
son muy sagradas en el lugar
y las tres cruces son milagrosas
la de Taitá, Olano y Cambá.
Los pobladores de aquel paraje
chipá y naranjas suelen llevar
para que recen por esas almas
algún andante por el lugar.


II
Para una fiesta de día Patrio,
pa’ un 25 de mayo fue;
hubo carreras en las cuatro bocas,
en el bolicho de Don José.


Letra y Música de Mario Millán Medina
Acordes por Alejandro Aristimuño


Real: camino principal
Taitá: padre
Cambá: morocho (guaraní)
Chipá: torta
Andante: caminante de paso por un lugar

Es costumbre de la gente de campo poner en las cruces que se hallan al borde de los caminos, frutas o tabaco, para que los caminantes que pasan por esos lugares puedan proveerse y al mismo tiempo recen por el difunto, que generalmente ha muerto allí mismo por un hecho de sangre.

Ubeda Chávez - Por vos

I
      E7                     A  
Yo no se si son tus ojos
                          E
tu figura tus cabellos
                                 B7
tus labios o los hoyuelos
                                     E
que embellecen tu sonrisa.
          E7                     A
Pues todo en vos justifica
                                           E
que me hayas robado el sueño
                                B7
y pases por mis desvelos
                                E 
como perfumada brisa.


II
                  B7                    E                      E7  
Dame a beber del arroyo fresco de tus amores
              A
bella mujer
                                           E  
dame mi bien la luz de tus ojos
                     B7                   E
los más hermosos que conocí.
                 B7                      E                           E7 
Quiero sentir de tu piel la seda como una hoguera
                    A        
quemándome
                                          F#7         B7 
y en la guayaba jugosa de tu dulce boca
                  E
saciar mi sed.


I
Por vos se me vuelve el alma
un manantial de poesía
por vos tiene mi guitarra
una tristeza escondida.
Dame tu arrullo paloma
cobíjate aquí en mi nido
junto al tizón encendido
del corazón que te adora.


II (repite)
Dame a beber del arroyo fresco...


Letra y música: Félix Chávez - Héctor Chávez
Transcripción y acordes por Alejandro Aristimuño